Lettera II (Absentia)
(J.Zagalaz, Miguel A. de la Linde, Yiyi Vega)

La furgoneta circula por la salida este de la ciudad. Atraviesa los dos puentes y la zona industrial que separa la urbe de la labrantía. Son pocos kilómetros, pero el tráfico los alarga. Varias canciones se suceden en la radio hasta que el conductor aparca. Mismo sitio y misma hora: El aparcamiento del camposanto no es muy grande, pero es más que suficiente para el diminuto furgón. Es un cementerio pequeño pero muy bonito. Enclavado en el sotobosque, las encinas y hayas son un vivo corifeo para esta platea de la mortandad. El empleado de la floristería repite la rutina diaria de descargar un frondoso ramo de flores de la parte de atrás de su transporte. Pasea por entre las callejuelas del pétreo barrio silbando en son de paz, como queriendo advertir a los moradores de las tumbas de sus buenas intenciones. Por fin, alcanza su objetivo: un modesto panteón. Limpia la tumba con rapidez, retira las flores del día anterior y coloca las nuevas. Finalmente, repasa de posible suciedad las letras esculpidas en la piedra con el nombre del difunto: CARTER. Se sacude las manos al terminar y se despide mentalmente. –Hasta mañana- piensa. Adelanta el paso, no le gusta mucho demorarse en este encargo. La paz del lugar, lejos de relajarlo, lo asfixia. Al pasar el arco de la entrada le corroe la misma pregunta de todos los días.- ¿Quién sería ese Carter para que alguien le pague flores a diario?- Sólo oye el sonido del viento como respuesta.

La aurora que ves se torna cruel
necesito a mi mentor
Es arduo el camino a recorrer

La muerte reclama su laurel
no conoce compasión
El miedo florece al anochecer

ROTTA

DISCO 2

PRIMERA