La rueca de aracne
(J.Zagalaz, Miguel A. de la Linde, Yiyi Vega)

Han sido años dichosos, dos libros de poemas dedicados a su madre y su hijo respectivamente, engrandecen aún más la leyenda del escritor en silla de ruedas que comienza a escribir una nueva novela. Pero como un hechizo adormecido que despierta, una sombra lóbrega repta hacía el corazón de Jacob. La entrada de Sócrates en el colegio permite a Danae iniciar un nuevo proyecto de ingeniería junto a sus colaboradores de antaño. A menudo se reúne con ellos en casa hasta tarde. A Jacob, sin embargo los visitantes se le antojan ladrones que buscan botín en su preciosa mujer. Jacob hospeda en su interior un sentimiento hasta entonces desconocido: la duda. En su cabeza golpetea el martillo de los celos y la paranoia. –Para ella yo sólo soy un mono de feria- aventura dolido, - una atracción de la que presumir- ruge desde su interior. Despechado sin motivo, Jacob comienza una batalla interior: Traición, inquina, ultraje… pugnan por un sitio en su alma. Sólo su relación epistolar con Carter apacigua su espíritu devolviéndole sosiego. Su viejo mentor, le receta unos calmantes. –No es bueno que aceleres tu mente de esa manera- le aconseja en una carta – Date reposo, Jacob, serénate-. Sabias palabras para un corazón desbocado. Pero a la manera de un hilo de seda que va envolviendo sobre sí mismo, así se teje el lienzo del destino, y el ser humano cae presa de su propia trampa.

Pensáis robar sin merecer, a hurtadillas mi flor de ensueño
Hacéis tornar con falsedad, en pesadillas mi paz mi sueño
¡Que impunidad! tras el disfraz, de las sonrisas de Danae sois dueños
Tranquilidad, debo pensar, calmar mi ansia es mi nuevo empeño

Y tal vez, lo quiera exagerar
tal vez, pero el veneno de la araña abrasa sin piedad

La falsedad, la traición, tu mirada ausente
La crueldad, el dolor, miedo a perderte
La locura de saber que alguien más pueda tocar tu piel

Oscuridad, la duda mi alma envuelve
Nocturnidad, insomnio mi tormento
Desconfiar, del que a tu lado duerme
Fugacidad, en lo que era eterno
No, no puedo fingir, junto a ti normalidad
Y tal vez, lo pueda soportar
tal vez, pero el veneno de la araña abrasa sin piedad

La falsedad, la traición, tu mirada ausente
La crueldad, el dolor, miedo a perderte
La locura de saber que alguien más pueda tocar tu piel
La soledad, el rencor, embargan mi mente
La levedad, la actitud, juego indiferente
No hay cordura al conocer...si algún día me has sido infiel

¡Teje su hilo rueca de araña!

Y tal vez, lo pueda soportar
tal vez, pero el veneno de la araña abrasa una vez más

La falsedad, la traición, tu mirada ausente
La crueldad, el dolor, miedo a perderte
La locura de saber que alguien más pueda tocar tu piel
La soledad, el rencor, embargan mi mente
La levedad, la actitud, juego indiferente
No hay cordura al conocer...si algún día me has sido infiel

ROTTA

DISCO 1

DECIMA