La morada de Siddhartha
(J.Zagalaz, Miguel A. de la Linde, Yiyi Vega)

El canto del cisne ha sonado para Jacob. Su cuerpo, diseñado para el reposo, ha sido expuesto a plétoras de corrupción capaces de destruir al más poderoso de los organismos. Sabedor que su final está cerca, Jacob busca con ansia la reconciliación con su hijo. Está en la cima de la sabiduría que dan los años, pero se ve incapaz de sortear el desierto que los separa. Será en esa misma gnosis donde encuentre su quimera: miles de latidos humanos y de evolución han hecho que él sea capaz de albergar el conocimiento de la humanidad en una sola vida. Saberes que se han mantenido de generación en generación de seres humanos perpetuando el árbol del conocimiento. -Ésa es la respuesta- comprueba alegre. Jacob dedica el poco tiempo que le queda seleccionar las palabras que otorguen sabiduría a su hijo. Sólo así podrá redimirse, sólo así hallará el reposo para su corazón. Así comienza una carta, que poco a poco va tomando el cuerpo de una desgarradora historia, de una auténtica sinfonía de la vida …. Sus últimos meses los dedica por entero a esta ardua tarea... y es así como un Jacob maduro contempla pacífico una pantalla de ordenador en la sala principal de su lujosa mansión: la carta está terminada. Ha llegado el momento, nota como su vida se escapa entre jadeos, no llama a nadie, enfrentará la muerte con la soledad del valiente. La cadencia respiratoria se enlentece, la calma llegaEn su último estertor descubre la paz de la muerte y la respuesta a la existencia: ¿Cuál es el sentido de la vida?- pregunta su corazón-¡VIVIRLA!- grita el alma antes de emprender viaje…

Alcancé las fuentes del saber, procelosas aguas navegar
Hallé tierras que jamás soñé, Pandemonium negra capital
Callejuelas llenas de acritud, la guarida oculta de Azrael
De sus labios pude comprender el secreto de la oscuridad

Sobreviví a su voz

Los sabios se postran a sus pies buscando una solución
secretos ocultos conocer
Mi alma está plena de poder, ya no existe ambición
La vida un regalo al nacer
A Siddhartha llegue a conocer, sumergirme en un mar de paz
Shambhala ciudad de eternidad, escondida a los ojos del mal
Avenidas de Serenidad, a las puertas vigilante está
dulce ángel muestra la bondad, el sentido de la humanidad

Los sabios se postran a sus pies buscando una solución
secretos ocultos conocer
Mi alma está plena de poder, ya no existe ambición
La vida un regalo al nacer

ROTTA

DISCO 2

OCTAVA