Iris
(J.Zagalaz, Miguel A. de la Linde, Yiyi Vega)

El demiurgo sopla a favor de Jacob. Una aplicación militar de la aviación estadounidense, el “Electric Eye”, se abre al mercado civil. Originariamente creado como asistente de la pupila del piloto, este software ayuda a fijar objetivos en vuelo. Fuera de su uso bélico, permite mover el puntero del ratón de un ordenador sólo con la mirada. Un nuevo mundo de posibilidades se abre a miles de personas con discapacidad, que giran sus esperanzas hacia este nuevo instrumento. Es así, como esta nueva tecnología llega al centro donde vive Jacob. Al frente del proyecto, una afable ingeniera, Danae. Será ella la encargada de enseñar a Jacob y varios de sus compañeros a utilizar el “Electric Eye”. Si a un hombre le crecieran alas, no podría describir la misma libertad que experimenta Jacob con sus ojos. Si antes se sentía vivo, ahora se siente completo. No puede mover sus piernas, pero se desplaza soberano en su silla, no puede pronunciar palabras y sin embargo ¡habla! La recién adquirida tecnología le permite conectarse a un emisor de sonidos, una voz robótica expresa sus pensamientos. En poco tiempo es capaz de hablar con pasmosa fluidez. Ya no se siente un tullido, nunca más una parte abandonada, está completo. Se siente orgulloso de quién es, un ser tan digno como otro cualquiera… -¿No es bello vivir?-piensa -¡Qué prodigio la existencia!

Ojo eléctrico humana creación
la paradoja astuta tenaz evolución
Si el Demiurgo sopla a mi favor
se fundirá el universo en selecto crisol

Paso a paso puedo descifrar la vida
poco a poco aprendo a respirar
Cormorán que empieza a desplegar las alas
hoy los astros me ven despegar

Puedo volar sobre la bóveda del cielo
y atravesar en un segundo el firmamento
Puedo brotar como las lágrimas de Dios alegre al verte nacer
y acariciar mi joven iris la brisa del mar
Puedo volar

Golpe a golpe siento restañar la herida
gota a gota el dique derribar
Como estela que deja atrás el cometa
el mañana se iluminará

Puedo volar, de las alturas soy el dueño
y gobernar, un paraíso en lo terreno
Puedo flotar, las volutas de las nubes guardan mi amanecer
y recordar, baldío corazón nuevo palpitar
Puedo volar

Puedo volar sobre la bóveda del cielo
y atravesar en un segundo el firmamento
Puedo brotar como las lágrimas de Dios alegre al verte nacer
y acariciar mi joven iris la brisa del mar
Puedo volar

ROTTA

DISCO 1

QUINTA