Céfiro
(J.Zagalaz, Miguel A. de la Linde)

Estamos en una villa de muy pocos habitantes, alejada de las grandes urbes. De esas que se incrustan en la tierra como un hongo en la espesura del bosque. Bellos y alejados sitios, que poca gente conoce. Imaginen cualquier país, pues lo recóndito no tiene nacionalidad. Hasta allí, buscando un remanso a sus tribulaciones, llega el doctor Carter de vacaciones. Paseando por las callejuelas del pueblo hace un increíble hallazgo: Un anciano padre empuja la rudimentaria silla de ruedas de su hijo adolescente. Sobre ella, Jacob, un joven aquejado de Parálisis cerebral. Impedido para mover sus miembros, e incapaz de articular palabras, posee pese a todo una mirada de viva inteligencia. Su padre, lo tuvo muy mayor y enviudó al poco de nacer Jacob. Pese a querer a su hijo, piensa que el chico es poco más que una forma de vida. Lo cuida y lo ama, pero no lo conoce. Es hombre de escasa cultura, ajeno a las mieles del progreso. Impresionado por la mirada del chico, el doctor Carter, intercede para llevárselo de vuelta con él a su país. A un lugar donde puedan hacer que tenga una vida más plena, alejado de ese ostracismo al cual, el destino lo ha sometido. Un lugar donde enseñarle a utilizar sus capacidades. Pero de esto hace ya cuarenta años. Escuchen por tanto a Jacob, sientan con él, pero no le juzguen. Vivan a través de él y aprendan, pues, la lotería de Dios es esquiva.

ROTTA

DISCO 1

PRIMERA